Rocío de F. Ruiz Vergara: documental censurado

1 09 2011

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Por Concha Barquero, Diciembre 2010

Rocío es una película cercenada, desaparecida y olvidada. Un retrato combativo y desmitificador de la famosa romería onubense, firmado por Fernando Ruiz Vergara como realizador y por Ana Vila como productora y guionista, que ha pasado a la historia como la primera película secuestrada judicialmente en España tras la derogación de la censura cinematográfica en 1977. A día de hoy, continúa censurada por la sentencia vigente del Tribunal Supremo de 1984 que condenaba a su autor por delitos de injurias a la figura de José Mª Reales, fundador de la Hermandad del Rocío de Jerez, a quien la película apuntaba como cabecilla de la brutal represión en el pueblo durante la Guerra Civil.

Treinta años después de su estreno en 1980 estamos ante una película prácticamente inaccesible para el público tal y como Fernando Ruiz la concibiera originalmente. Entonces, ¿sobre qué película hablar cuando se trata de Rocío? Por mi parte, la primera vez que me topé con ella fue a través de Internet. La copia que circula en la red corresponde a la versión que TVE2 emitió en septiembre de 1990. En ella los fragmentos prohibidos han sido eliminados, pero no hay rastro alguno del tijeretazo, la película presenta un aparente aspecto de continuidad e indemnidad. La segunda ocasión pude ver Rocío como su realizador decidió que permaneciese una vez ejecutada la sentencia: los vacíos dejados por la censura daban paso a unas cartelas aclaratorias que, con la misma duración de los planos omitidos, informaban al espectador de la decisión judicial que explicaba la mutilación.

Para seguir leyendo, aquí.

Otro artículo sobre este documental titulado “Maldita Rocío: la película más prohibida, la que algunos quisieran ignorar” por Alejandro Alvarado se puede leer aquí.

Anuncios




Juan Carlos Rulfo

23 12 2010

(Interesante artículo sobre el documentalista mexicano publicado en Blogs&Docs)

Por Blogs&Docs

El mexicano Juan Carlos Rulfo (Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Aparicio) probablemente decidió conjurar el grave legado de ser hijo de uno de los más grandes escritores del siglo XX, sumergiéndose en el mundo familiar, en lugar de evitarlo, extrayendo de él, en otro régimen del arte, excelentes productos como si se tratara de una mina de oro. Hasta los paralelos con Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo son notables en la carrera de su hijo cineasta. Cuando Juan Rulfo murió en 1986, la viuda le recomendó a Juan Carlos: “Tienes que ir al lugar donde están todos los parientes, porque como te darás cuenta, se van a morir todos.” Al año siguiente Juan Carlos se graduó en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Xochimilco, al siguiente inició la carrera de Dirección en el Centro de Capacitación Cinematográfica y en 1989 finalizó su primer cortometraje, Hierba seca.

Para continuar leyendo, aquí.





Santiago Alvarez, poeta de la imagen revolucionaria

23 12 2010

(Interesante artículo sobre el conocido documentalista cubano publicado en Blogs&Docs)

Por Marcela Beltrán, Abril 09

Cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959, Cuba ya contaba con una historia cinematográfica local, lo que la hacía ver como un referente para el continente. No obstante fue con la creación del Instituto Cubano del Arte y de la Industria Cinematográfica  (ICAIC) que la políticas relacionadas con lo audiovisual empezaron a tener peso dentro del emergente estado comunista. Es por esta época que el director Santiago Álvarez regresaba a la isla después de un largo periodo en los Estados Unidos, dónde además de realizar diversos trabajos empezó a sentirse atraído por el cine. Sus inicios creativos datan de los años 50, cuando hizo parte de la emisora CMQ. Años más tarde sus trabajos se plasmarían en el Noticiero ICAIC latinoamericano, telediario fundado y presentado por él.

Para seguir leyendo, aquí.





El documental español tras la dictadura: el difícil camino hacia la libertad de expresión

23 12 2010

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Sin que se hubiera eliminado aún por decreto oficial la censura franquista, aparece durante noviembre de 1976 en la prensa nacional un inserto donde se informaba del estreno de Canciones para después de una guerra. La película de Basilio Martín Patino, que había permanecido confiscada por la correspondiente Junta de Censura desde el mes de abril de 1971, se proyectaba al fin en diversas ciudades del terreno patrio. Todo un acontecimiento que se anunciaba con un reiterativo juego de palabras: “Hoy se estrena una película que estrena libertad” .

La proyección de la película de Patino era, así, interpretada en esos momentos como la evidencia de que, sólo un año después de la muerte de Franco, se habían hecho avances significativos para la consecución de la libertad de expresión en un país que hasta hacía poco sufría los efectos de una larga dictadura. Esta sensación de avance se haría, además, oficial otro año después, cuando en noviembre de 1977 se impone un nuevo sistema de control que, entre otras cosas, vendría a eliminar la censura cinematográfica y a incluir la famosa calificación S – antesala de la X -, que no haría su aparición hasta 1983.

Para continuar, aquí.

Otros artículos relacionados:

Queridísimos verdugos de Basilio Martín Patino

Votad, votad malditos de Llorenc Soler





Queridísimos verdugos (1973/1977) de Basilio Martín Patino

28 11 2009

Para aquellos que durante los próximos días entréis en este blog nos gustaría llamaros la atención sobre este excelente documental español que, sin embargo, está bastante olvidado.

Basilio Martín Patino, el director del documental Canciones para después de una guerra que presentamos como primera proyección de nuestra Sesión III de Spanish in Motion, rodó clandestinamente en 1973 una de las obras más perturbadoras de la historia del cine español: Queridísimos verdugos (1977). Este documental sigue de cerca la vida y “actividad profesional” de tres verdugos españoles a principios de los años 70. Los tres verdugos son Antonio López, Vicente Copete y Bernardo Sánchez.

El documental es un alegato contra la pena de muerte -argumento que nunca se presenta directamente – y también el retrato espeluznante de una España a punto de salir de la dictadura.   Entrevistas e imágenes se complementan con artículos y titulares de prensa sin olvidar las referencias históricas al origen del garrote vil o detalles sobrecogedores de algunas ejecuciones.

En 1976, Miguel Rubio en su crítica sobre el documental en LA ACTUALIDAD ESPAÑOLA decía:

(…) No parece nunca que se den cuenta que la cámara les está rodando, que una máquina grabe sus palabras. Sólo en algunos momentos hacen algún guiño al espectador. Se sienten a gusto, naturales, espontáneos, llegan a parecernos unos actores excelentes. La cámara les muestra tal y como son, y esta diafanidad de la mirada provoca en el espectador como una especie de sobresaltado pavor. El verdugo es un mito de la Humanidad, pero Patino los muestra en su vida cotidiana, convertidos a la vez en espectáculo.
Pero el film alcanza todo su significado no en el hecho de que este material que parecía imposible exista, sino en todo el planteamiento histórico que se da del hecho de que exista una maquinaria legislativa tan barroca, de que la pena de muerte sea una costumbre histórica, de que tanta miseria sostenga hechos tan atroces como los que se nos narran. Porque Queridísimos verdugos es un film humanista, que no desprecia el espectáculo, que lo utiliza moralmente para comprometer al espectador. Alcanza un tono popular en la descripción de una serie de crímenes atroces, explicando tanto a los asesinos como a sus ejecutores. Es mas que una reflexión sobre la pena de muerte. Es una reflexión sobre la sociedad que la provoca. Una lacerante reflexión sobre la miseria de la condición humana. (…)Durante seis meses, en los sótanos de su casa, adherido a la moviola como a una piel, Patino trabaja con este material, al que da la forma de una cantata de Bach: una serie de solos, acompañados por elementos corales. No sólo hablan los verdugos: un psiquiatra, un magistrado, un abogado, un biólogo añaden dimensiones sobre los hechos. Imágenes de archivo, periódicos, dibujos, fotografías, y cuadros ilustran su trabajo, hablándonos del hombre en una situación límite: el hombre frente a la muerte administrada legalmente.

(Crítica recogida en la página web de Basilio Martín Patino)





Primera película de Spanish in Motion, III Sesión: Canciones para después de una guerra

14 11 2009
Para el curso académico 2009-2010, el Equipo de Spanish in Motion organiza la III Sesión. Este año académico, las tres proyecciones se enmarcan dentro del tema: Domesticando la opinión: censura y propaganda.
La primera película que presentaremos será “Canciones para después de una guerra” de Basilio Martín Patino (102”, 1971, es español con subtítulos en inglés).

En este fascinate documental, el director  español presenta un collage de imágenes, voces y sonido para contarnos la España de la Guerra Civil,  la posguerra y Franco. Un retrato emotivo pero implacable de ese periodo.

La película utiliza una compleja técnica de montaje para crear nuevos significados, yendo más lejos de las convenciones del llamado cine documental. Estuvo prohibido por la censura española durante más de cinco años y sólo pudo ser exhibida en los cines en 1976, tras la muerte del dictador.

Esta sesión de Spanish in Motion está organizada junto con el Cañada Blanch Centre for Contemporary Spanish Studies y Tristana Media.

  • Fecha: 1 de diciembre 2009
  • Hora: 18.30-20.30
  • Lugar: D502, Clement House, London School of Economics- Aldwych WC2A 2AE, London. Mapa aquí.

Después de la proyección, habrá una mesa redonda con la catedrática Helen Graham, la escritora española Lala Isla y el catedrático Paul Preston.

Más información sobre Basilio Martín Patino se puede encontrar aquí.

Los materiales lingüísticos de la sesión se pueden encontrar aquí. En esta ocasión presentamos el cartel de la proyección, la guía del profesor y las tareas del estudiante. Además en esta ocasión las actividades de audición se basan en una vídeo-entrevista que mantuvimos con el historiador Paul Preston en julio pasado. Es esta ocasión, Paul Preston respondió a algunas preguntas relacionadas con: el cine y la guerra civil, el cine de Basilio Martín Patino, la posguerra, la censura y la progaganda durante el franquismo.

La primera parte de nuestra entrevista con Paul Preston (sobre su interés por la guerra civil española, la intervención extranjera en este conflicto y uno de sus últimos libros “We saw Spain die”) se puede ver aquí.





Sinfonías urbanas: ayer y hoy

14 11 2009

Durantes los años 20 y 30 se produjeron una serie de documentales urbanos a los que se les ha llamado “sinfonías”. La sinfonía urbana es un género que después ha tenido poca continuidad.  Más que un género, podría decirse que la sinfonía urbana es la aparición en el cine, que estaba es esos momentos intentando descubrir el montaje, de una imagen aparentemente conectada con esta técnica:  la imagen de la ciudad. (Manuel Asín, “Pies, Sinfonía. Harun Farocky en la Galeria dels Angels“)

Se pueden considerar sinfonías urbanas, películas como 

Manhatta (1921) de Paul Strand

Berlín, sinfonía de una gran ciudad (1927), de Walter Ruttmann y Alberto Cavalcanti

Lluvia (1929) de Joris Ivens donde se retrata Amsterdam.

El hombre de la cámara (1929) de Dziga Vertov

Sao Paulo, una sinfonía de metrópoli (1929) de Rodolpho Rex Lusting y Adarberto Kemeny

A propos de Nice (1930) de Jean Vigo

Y otras como: el Berlín de Von Morgens Bis Mitternachts (Karlheinz Martin, 1920); en el barrio de L’Estaque, en la Marsella de Fièvre (Louris Delluc, 1921); la ciudad abstracta de Die Strasse (Karl Grune, 1923); un barrio de París, Ménilmontant (Dimitri Kirsanoff, 1924); la ciudad extraterrestre de Aelita (Jakov A.Protozanov, 1924); todo París en Rien que les heures (Alberto Cavalcanti, 1926); el Berlín de Berliner Stilleben (Laszlo Moholy-Nagy, 1926), la ciudad futura de Metropolis (Fritz Lang, 1927), el Milán de Stramilano (Corrado D´Errico, 1929); el París revolucionario de La nueva Babilonia (Grigorij Koznitsev y Leonid Trauberg, 1929); el Hamburgo de Janseits der Strasse (Leo Mittler, 1929); el puerto de Marsella en Impresionen von Alten Marseillen (Laszlo Moholy-Nagy, 1929); Berlín, de nuevo, en Hombres del domingo (Robert Siodmak, Edgar G. Ulmer y Rochus Gliese, 1930).

Documentales actuales a los que se les podría considerar “sinfonías urbanas” son:

Algunas obras del británico Willian Raban en especial A13 (1994) -inspirada en la obra de Dziga Vertov- o  Thames Film (1986) en la que nos presenta Londres desde el Támesis. Relacionadas también con el paisaje londinense y sus transformaciones se pueden mencionar: Thames Barrier (1977), Sundial (1992),  Beating the Bridges (1998) y  MM (2002).

En construcción (2001) del español José Luis Guerin tiene como protagonista el barrio del Raval en Barcelona.

La película Suite Habana (2003) del cubano Fernando Pérez. La vida de 10 personas en La Habana durante 24 horas: sonidos e imágenes acompañados por música.

Counter-music (2007) , instalación de Harum Farocki que debe incluirse en este grupo. Counter-music es un trabajo realizado con alumnos de la escuela de Le Fresnoy, cerca de Lille, donde la asignatura consistía en pensar (realizando una película) como se podría hacer una sinfonía urbana hoy. La película de Farocki parte de una pregunta: “¿cómo hacer una sinfonía urbana hoy?”. Desde luego, una sinfonía urbana habría que hacerla hoy a través de imágenes de cámaras de vídeo-vigilancia. Éste es el material fundamental y de ahí sale el grueso de las imágenes que emplea Farocki (Manuel Asín, “Pies, Sinfonía. Harun Farocky en la Galeria dels Angels“)

Dirigidas por Eva Weber en 2008,   The solitary life of  cranes (28 minutos) y City of Cranes nos invitan a explorar 24 horas de Londres desde las alturas de la grúas y de aquellos que las controlan.

Se puede encontrar el mini documental de 3 minutos de The solitary life of cranes, aquí.

Algunos artículos interesantes sobre sinfonías urbanas:

From City Symphony to Global City Film” de Keith Beattie en la revista de cine Screening the past (en inglés)

Peter Ackroyd on William Raban” en Luxonline (en inglés)