Rocío de F. Ruiz Vergara: documental censurado

1 09 2011

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Por Concha Barquero, Diciembre 2010

Rocío es una película cercenada, desaparecida y olvidada. Un retrato combativo y desmitificador de la famosa romería onubense, firmado por Fernando Ruiz Vergara como realizador y por Ana Vila como productora y guionista, que ha pasado a la historia como la primera película secuestrada judicialmente en España tras la derogación de la censura cinematográfica en 1977. A día de hoy, continúa censurada por la sentencia vigente del Tribunal Supremo de 1984 que condenaba a su autor por delitos de injurias a la figura de José Mª Reales, fundador de la Hermandad del Rocío de Jerez, a quien la película apuntaba como cabecilla de la brutal represión en el pueblo durante la Guerra Civil.

Treinta años después de su estreno en 1980 estamos ante una película prácticamente inaccesible para el público tal y como Fernando Ruiz la concibiera originalmente. Entonces, ¿sobre qué película hablar cuando se trata de Rocío? Por mi parte, la primera vez que me topé con ella fue a través de Internet. La copia que circula en la red corresponde a la versión que TVE2 emitió en septiembre de 1990. En ella los fragmentos prohibidos han sido eliminados, pero no hay rastro alguno del tijeretazo, la película presenta un aparente aspecto de continuidad e indemnidad. La segunda ocasión pude ver Rocío como su realizador decidió que permaneciese una vez ejecutada la sentencia: los vacíos dejados por la censura daban paso a unas cartelas aclaratorias que, con la misma duración de los planos omitidos, informaban al espectador de la decisión judicial que explicaba la mutilación.

Para seguir leyendo, aquí.

Otro artículo sobre este documental titulado “Maldita Rocío: la película más prohibida, la que algunos quisieran ignorar” por Alejandro Alvarado se puede leer aquí.

Anuncios




Morir de día

1 09 2011

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Por Eulalia Iglesias, Diciembre 2010

Los estragos que causó la heroína sigue siendo un tema por el que se pasa de puntillas en las crónicas sobre los años setenta y ochenta en nuestro país. A partir de un proyecto de Joaquim Jordà, Laia Manresa y Sergi Dies le dan la vuelta a esa tendencia y vuelven la mirada hacia la contracultura de la transición a partir de cuatro de sus protagonistas, que fallecieron por el camino a causa del caballo.

En las imágenes finales de Morir de día, Laia Manresa y Sergi Dies recuperan unas declaraciones de Joaquim Jordà de 2006, poco antes de su muerte, en que anunciaba un próximo proyecto cinematográfico sobre la entrada de la heroína en la Barcelona de los años ochenta y las víctimas que causó, incrementadas con la posterior llegada del SIDA. El material de archivo sirve a los realizadores para acreditar de forma explícita el origen de su película. Éste era uno de los muchos trabajos que tenía Jordà sobre la mesa cuando falleció. Laia Manresa, coguionista habitual del cineasta y autora de su biografía en papel Joaquim Jordà.

Para seguir leyendon, aquí.





El campo para el hombre de Helena Lumbreras y Mariano Lisa

1 09 2011

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Por Xan Gómez Viñas, Abril 2011

Helena Lumbreras y Mariano Lisa realizan en 1973 el mediometraje clandestino El Campo para el hombre. El filme, alejado de lecturas unívocas o discursos omniscientes tan propios de la cinematografía militante, se dirige a un campesinado que, en lugar de objeto de análisis, se convierte en sujeto enunciador de su propia historia.

En las postrimerías del franquismo, Helena Lumbreras y Mariano Lisa inician la grabación de El campo para el hombre, filme militante de 47 minutos de duración en el que, partiendo de un análisis marxista de la realidad histórica, ofrece una visión general de la situación del campesinado en el Estado español, representada por dos contextos extremos: el minifundio gallego y el latifundio andaluz. Con esta obra nace el Colectivo de Cine de Clase, grupo clandestino y militante heredero de todo un movimiento de cine de liberación que, tomando como modelo La hora de los hornos, recorría el mundo. Alejado de lecturas unívocas o discursos omniscientes tan propios de la cinematografía militante, El campo para el hombre se dirige a un campesinado que, en lugar de objeto de análisis, se convierte en sujeto enunciador de su propia historia. La búsqueda de un espectador activo, emancipado y de clase, diferencia la obra del Colectivo del simple panfleto unidireccional o del naciente “Cine Z” que combinaba en la época un discurso político supuestamente progresista con mecanismos expresivos alienantes propios de la narrativa clásica.

Para seguir leyendo, aquí.





Juan Carlos Rulfo

23 12 2010

(Interesante artículo sobre el documentalista mexicano publicado en Blogs&Docs)

Por Blogs&Docs

El mexicano Juan Carlos Rulfo (Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Aparicio) probablemente decidió conjurar el grave legado de ser hijo de uno de los más grandes escritores del siglo XX, sumergiéndose en el mundo familiar, en lugar de evitarlo, extrayendo de él, en otro régimen del arte, excelentes productos como si se tratara de una mina de oro. Hasta los paralelos con Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo son notables en la carrera de su hijo cineasta. Cuando Juan Rulfo murió en 1986, la viuda le recomendó a Juan Carlos: “Tienes que ir al lugar donde están todos los parientes, porque como te darás cuenta, se van a morir todos.” Al año siguiente Juan Carlos se graduó en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Xochimilco, al siguiente inició la carrera de Dirección en el Centro de Capacitación Cinematográfica y en 1989 finalizó su primer cortometraje, Hierba seca.

Para continuar leyendo, aquí.





Santiago Alvarez, poeta de la imagen revolucionaria

23 12 2010

(Interesante artículo sobre el conocido documentalista cubano publicado en Blogs&Docs)

Por Marcela Beltrán, Abril 09

Cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959, Cuba ya contaba con una historia cinematográfica local, lo que la hacía ver como un referente para el continente. No obstante fue con la creación del Instituto Cubano del Arte y de la Industria Cinematográfica  (ICAIC) que la políticas relacionadas con lo audiovisual empezaron a tener peso dentro del emergente estado comunista. Es por esta época que el director Santiago Álvarez regresaba a la isla después de un largo periodo en los Estados Unidos, dónde además de realizar diversos trabajos empezó a sentirse atraído por el cine. Sus inicios creativos datan de los años 50, cuando hizo parte de la emisora CMQ. Años más tarde sus trabajos se plasmarían en el Noticiero ICAIC latinoamericano, telediario fundado y presentado por él.

Para seguir leyendo, aquí.





El documental y los movimientos sociales en Catalunya

23 12 2010

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Por Dan Ortínez Martí, Sep 09

El 1979 la Asamblea de Trabajadores de Numax decidió gastarse las últimas 600.000 pesetas de la caja en la producción de un documental. Le pidieron a Joaquim Jordà que construyera Numax Presenta, una película sobre el proceso de autogestión de la fábrica. Han pasado tres décadas y se han multiplicado los documentales que salen de los propios movimientos sociales, es decir, desde las organizaciones asamblearias de base que trabajan fuera de los marcos institucionales.

Para continuar leyendo, aquí.





El documental español tras la dictadura: el difícil camino hacia la libertad de expresión

23 12 2010

(Interesante artículo publicado en Blogs&Docs)

Sin que se hubiera eliminado aún por decreto oficial la censura franquista, aparece durante noviembre de 1976 en la prensa nacional un inserto donde se informaba del estreno de Canciones para después de una guerra. La película de Basilio Martín Patino, que había permanecido confiscada por la correspondiente Junta de Censura desde el mes de abril de 1971, se proyectaba al fin en diversas ciudades del terreno patrio. Todo un acontecimiento que se anunciaba con un reiterativo juego de palabras: “Hoy se estrena una película que estrena libertad” .

La proyección de la película de Patino era, así, interpretada en esos momentos como la evidencia de que, sólo un año después de la muerte de Franco, se habían hecho avances significativos para la consecución de la libertad de expresión en un país que hasta hacía poco sufría los efectos de una larga dictadura. Esta sensación de avance se haría, además, oficial otro año después, cuando en noviembre de 1977 se impone un nuevo sistema de control que, entre otras cosas, vendría a eliminar la censura cinematográfica y a incluir la famosa calificación S – antesala de la X -, que no haría su aparición hasta 1983.

Para continuar, aquí.

Otros artículos relacionados:

Queridísimos verdugos de Basilio Martín Patino

Votad, votad malditos de Llorenc Soler