Ojo crítico: Prototipo para una buena emigración

prototipo 4029

Aquí puedes publicar en español tus reflexiones, análisis, comentarios , etc.  en relación a Prototipo para una buena emigración.

En esta sección de Ojo Crítico, esperamos como mínimo 250 palabras. Tareas posibles:

  1. Resumen de la sesión de preguntas y respuestas. Aspectos más interesantes.
  2. Censura en democracia: mito o realidad. Comenta.
  3. ¿Puede el arte tener una función social?. Comenta.

Escribe tu texto en Deja un comentario (más abajo) incluyendo:

  • Título:
  • Nombre:
  • Grupo (si eres estudiante de LSE):
  • Texto:

Los textos no se editarán pero se enviará un comentario lingüístico a cada participante por e-mail.

15 responses

27 01 2010
Natalia C

Censura en democracia: mito o realidad.
Nombre: Natalie C
Grupo: Lourdes, LN120
Texto:

Vivir en un régimen democrático no significa tener garantizado el completo ejercicio de la libertad de expresión. Según Churchill, la democracia es la peor forma de gobierno, pero mejor que todas las otras formas. En efecto, la censura existe también en las democracias, aunque la forma es más sutil que en las dictaduras o otros regímenes totalitarios. Por ejemplo, todos los gobiernos limitan la libertad de prensa para hacerla servil a sus intereses. Entonces yo pienso que la censura en democracia no es un mito sino una realidad. La censura se desarolla a través de diferentes medidas: por ejemplo, informa de forma interesada hechos que puedan perjudicar los intereses económicos o políticos de organizaciones o personas. La gran prensa no se encuentra en manos de humanistas e idealistas sino en manos de ejecutivos de grandes empresas: es una nueva forma de censura. También, creo que hay otra forma que es muy peligrosa, la autocensura, porque algunas personas quieren ser “ políticamente correcto” (por ejemplo en los medios de comunicación) y entonces hay inevitablemente desinformación. Con la autocensura, el autor renunce a la acusasión y a la crítica y en cambio, los valores que dominan son las de la obediencia y de la sumisión. Puede conducir a una sociedad conformista sin sentido crítico, una sociedad sin búsqueda de la verdad, una sociedad de esclavos.
Como lo ha mostrado el autor, la censura aparece cuando el clima de confianza desaparece, cuando la confianza es substituida por el miedo, un miedo de ser condenado por decir la verdad, y eso es grave.
A modo de conclusión, creo que todavía es necesario recordar a los gobiernos que el derecho a buscar, recibir e impartir información e ideas está consagrado en el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. En los regímenes democráticos, los instrumentos para defendernos no son las armas sino la palabra y la imagen.

1 02 2010
Judith Mueller

Censura en democracia: mito o realidad

Hace unos pocos meses, en el periódico financiero “Financial Times” se leyó un titular que denunció al gobierno de haber oculto el hecho de que el Banco Central había concedido préstamos clandestinos a algunos bancos de inversión en plena crisis bolsista, el conocimiento público del cual habría provocado otra ola de quiebras banqueras. Como resultado de la publicación, se (re)abrió el debate al respecto de la censura por parte del estado en un sistema democrático. ¿Tenía derecho la administración a enterrar el asunto, a pesar de los obvios beneficios de mantenerlo encajado? ¿Puede justificarse la censura en una democracia, sea lo que sea la catástrofe que trate de evitar?

La espantosa realidad es que se ocultan cosas de los ciudadanos al diario, aun aumentando el escándalo que se produce cuando sí salen a la luz: Sea la pérdida de un disco de datos personales en un lugar público o los exagerados reembolsos de gastos de miembros del parlamento británico que, ay, no deberían haber alcanzado los oídos de los contribuyentes impositivos (leer toda Inglaterra). Pero ¿cómo se maneja la censura en países con una democracia mucho más joven y frágil? Tomemos el ejemplo de Hugo Chávez, cuyos acólitos controlan la radio, la televisión y la prensa nacional que tan afilada lengua tienen, o él de Argentina: Hace poco, un periodista anónimo (qué casualidad) publicó un artículo en una pequeña revista llamada “Medio Bestia” contando la curiosa historia de que un día, como cualquier otro, estaba escuchando la radio Metro de Buenos Aires en ruta al trabajo, cuando se inició un programa diario en que se solía presentar una obra literaria a punto de lanzarse. El libro del día era “Hablen con Julio” y trataba sobre los “negocios y negociados del hombre que maneja la caja mas grande [de Argentina]”, o sea Julio de Vido, un ex-ministro de planificación federal. Según el periodista entonces, a los 30 segundos de que comenzó la lectura, el programa vino en interferencia, cosa que nunca le había sucedido antes. En primer lugar, él no le concedió mucha importancia al hecho, pero cuando, intrigado por lo que sí había oído del libro, fue a buscarlo en varias librerías en la capital: ninguna de ellas lo tenía en venta a pesar de que ya numerosos clientes habían preguntado por ello y además nunca venían en los pedidos de las librerías. Tal vez fuera coincidencia, tal vez no, pero una se pregunta ¿por qué sería que tendría tanta dificultad en la distribución una obra tan exitosa en otros lugares del mundo?

1 02 2010
Jan - LN803

Pensando sobre la cuestión si el arte puede tener una función social, el primer pensamiento es “Sí, claro!”. Esta reacción está débido al hecho que, de una manera, todas formas de arte que están exhibido públicamente tienen un efecto social inevitable. La obra está situada en el espacio social en cuál la gente vive. Teniendo alguna forma de contacto con la obra, que puede ser consciente o inconsciente, la gente no pueden evitar a percibir la obra y constituir una opinión de una forma o otra.

No obstante este efecto inevitable, no es decir que este efecto debe ser al igual que la intención del artista. Tarea díficil de un artista consciente con la intención de cambiar algun estado pues es usar y controlar este efecto para que se convierta en una función. Las obras de Josep-María Martín presentadas en la sessión de Spanish in Motion demuestran de una manera muy interesante como esta función puede ser manejada. Más que sólo reflejarle al problema identificada, las obras enfocan trabajar con el espacio afectado y através de estructuras cambiar el usa y la percepción de la gente.

Los ejemplos de la pared en Japón, el hospital en España y el YMCA en Tijuana sirven para ejemplar la vinculación del arte y funciones sociales. Pues más que esperar y ver que efectos les evoca en la gente, el artista se enfoca en manejar el impacto social de sus obras. Pues se puede decir que sí, el arte tiene una función social, si bien es cierto que esto no es un hecho natural, es más la tarea díficil del artista.

1 02 2010
Sarah Topa, LN803

¿Puede el arte tener una función social?

Creo que el arte puede servir un propósito más allá de la simple estética. Puede funcionar como un medio de comentario social y el documental “Prototipo para una buena emigración” por el artista Josep-María Martín es un ejemplo de eso. Martín ha tomado un asunto de importancia social, es decir, la emigración ilegal que está ocurriendo entre el norte y el sur (los Estados Unidos y México) y ha usado el arte para examinar el tema en una manera creativa. Martín nos dijo que “Me gusta demostrar mundos complejos”, y la verdad es que eso es precisamente lo que nos enfrenta en su documental. Lo bello del arte es que (en general) no hay límites ni reglas. El artista es libre expresar sus opiniones y no tiene que tratar de ser imparcial. En ese sentido el artista disfruta de más libertad que los políticos, los profesores, los académicos, etcétera.

La variedad de opiniones que Martín usó en su película, visto por las entrevistas con una gama de profesionales como sociólogos, diplomáticos, activistas, antropólogos, académicos, demuestra al público que la emigración ilegal es un asunto que afecta muchos sectores de la sociedad. También me parece evidente que es un asunto que exige nuestra atención, sobre todo porque las víctimas de la emigración ilegal generalmente son los más pobres. El poder del arte, especialmente cuando trata de la injusticia, es que puede influenciar a la gente pensar en algo en una manera que un articulo, por ejemplo, no puede hacer. Las imágenes y las entrevistas en el documental son desafiantes y salí pensando en el apuro de los jóvenes que están tan resueltos a escaparse de su país y arriesgarse tanto para un futuro mejor.

Además, el arte de Martín tiene una función social muy útil porque parte de su proyecto fue la creación de un espacio (agregado al albergue de la YMCA) donde los jóvenes que han intentado cruzar la frontera sin éxito pueden ir para reflexionar sobre sus experiencias y recibir información. Su arte, yo creo, provee un servicio social importante que la sociedad necesitaba. Se dice que el conocimiento es poder. Entonces, el arte de Martín es una manera en que los jóvenes pueden habilitarse. A veces los artistas pueden descubrir y ofrecer algo que la gente que trabaja en otros sectores de la sociedad no puede.

Entonces, creo que es justo decir que sí, el arte pueda tener una función social.

1 02 2010
Claudia Steinwender

La función del arte

Me gustaba mucho la presentación del artista Josep-María Martín, porqué a mí me parece que demostró muy bien como el arte puede hacer visibles aspectos de una situación que antes no eran conocidos. Por ejemplo, Josep descubrió las siguientes relaciones: Hay emociones en un hospital que no van procesado, hay gente de un pueblo pequeño que tiene problemas de encontrar su identidad, y hay jóvenes que mueren en busca de un mundo que existe solo en su imaginación, y sin conocimiento de la travesía segura.

Después de ver la demostración de Josep y sus películas parece obvio que estás problemas tienen que ser atacados. Pero antes nadie había reconocido las problemas: ni sociológico, ni científicos, ni expertos, ni funcionarios, ni economistas, ni psicológicos, ni políticos. Por eso creo que es valido decir que el trabajo de Josep no es trabajo social, sino es arte. Porque la función de arte es crear conocimiento, por ejemplo descubrir de emociones escondidos, que enmarcan los problemas verdaderos.

Creo que Josep sucedió en su trabajo mejor que otras profesiones por estas razones: Primero, Josep habló con todas las personas afectadas, y prestó oídos a todos sus pensamientos, problemas, y emociones sin prejuicios. Después Josep trata de visualizar las conexiones ocultas. Muchos artistas paran después de esta fase porqué el motivo del arte, el descubrimiento y la visualización, está consecutivo. Pero Josep además trata de proponer soluciones para los problemas, y también trata de llevar las soluciones en práctica.

Creo que los expertos y los funcionarios fallan en comparación con Josep porque su enfoque tiene ventajas para estas situaciones especiales: Primero, los expertos no pueden ver todos los aspectos de un problema – muchas veces solo ven parte del problema, depende de su función. Después, no quieren analizar todo la complexidad de una situación. Además, muchos expertos y funcionarios ya tienen una solución en su pensamiento antes de analizar la situación.
Por todo esto me encanta el trabajo de Josep, y pienso que el arte tiene una función muy importante para la sociedad.

2 02 2010
Sara Mangiapane

Preguntas y Respuestas – El arte de Martín: ¿Fracaso o éxito?

Al principio, estuve decepcionada con “Prototipo de una buena emigración.” Mi parecía una idea fantástica, especialmente porque tengo debilidad por todo que tiene hacer con los niños y jóvenes. “Prototipo” era diferente, nuevo, interesante, y vanguardista. Pero al final, Josep-María Martín no realizó du proyecto. Nosotros descubrimos esta conclusión en clase, así antes de la presentación, yo no estaba segura de que habla Martín: ¿“Hola, esto es mi arte, pero se fracasó”?

Después de la presentación, me di cuenta de que mis pensamientos originales fueron un error. Aprendí dos cosas el martes de Martín:
1) Que es normal y algunas veces anticipado que algunos trabajos artísticos no son aceptados por el resto de la sociedad.
2) Que “Prototipo para una buena emigración” no es un fracaso. Sí, se acabó con la construcción e implementación del proyecto, pero el mensaje todavía vive.

El arte de Martín es interesante. No me daba cuenta de que el espacio puede ser arte. Martín utiliza “el espacio” para crear una construcción social que el público puede utilizar, en vez de la función tradicional del arte, que el público solo puede mirarlo.

Martín me enseñó que la vida también es arte y todo lo que hacemos es arte, si nosotros estamos listos y dispuestos a saltar del borde de la mesa (usando su metáfora). Así, la sala en el hospital donde las personas pueden tomar café es arte. La casa pequeña que sirve como la única estación de un pueblo es arte. El lugar donde los niños y jóvenes pueden aprender más sobre los riesgos y provechos de emigración no es arte todavía, pero es una esperanza social. Y esta esperanza es también el arte de Josep-María Martín. Me gustó la presentación mucho, y ¡gracias por esta oportunidad!

2 02 2010
Sean Donovan

¿Puede el arte tener una función social?. Comenta.

Desde el comienzo de la historia humana, el arte ha tenido una función social. Las primeras obras, las pinturas rupestres o las esculturas “Venus” que antedatan la agricultura atestiguan a este fenómeno. El imagen de los cazadores y de los animales en las pinturas rupestres era un partido de la vida social de la época. También, las esculturas de “Venus” eran, de una manera, una reflexión de la adoración de la madre o de la mujer, a lo mejor. Todo eso tiene que ver con la sociedad. Mas recientemente, vemos obras come “Guernica” de Picasso o el comentario post-moderno de Andy Warhol. Estas, también, tienen que ver con la sociedad.
Entonces si, podemos decir que el arte puede tener una función social en su comentario. Después, puede el arte ser una función social, como hacia el obra de Josep-María Martín? Yo no niego nunca nada. Pero, su trabajo me parecía mas como un proyecto social que un obra. No puedo definir el arte, pero pienso que debe incluir comunicación con un observador, debe tocar a las emociones, y debe ser original de una manera.
Prototipo para una buena emigración tuvo dos de los tres características. Si, el hecho de que jóvenes de varios países podrían reunirse en un lugar segur para informarse sobre la peligra de cruzar la frontera toca a las emociones. Y es original sin dudo. Pero no estoy seguro que sea un comunicación con un observador. Quien iba a observar? Que harían los jóvenes cuando hay 5 turistas gringas con sombreros y maquinas haciendo fotos de los “pobrecitos”? Deberíamos hacer una imagen de estos jóvenes que no quieren mas que de cruzar para estar con sus familias? Y, si no iban a estar observado, en que manera es este obra diferente que un curso social?

4 02 2010
Synneva Laastad

Synneva Laastad,
LN120

Censura en democracia: Mito o realidad

La libertad de expresión es un derecho obvio en una democracia liberal. Se puede decir que es casi una condición previa para que exista una democracia sostenible, que todos los que quieran expresar su opinión política lo pueda, así que hay una oposición en contra los que tienen el poder. Las grandes democracias ponen mucho importancia en tener una sociedad abierta, en contraste con los países que se llaman menos libres o dictaduras. Sin embargo, que sucede censura en las democracias también es evidente.

La censura en una democracia no es tan visible como en dictaduras, disidentes no están encarcelados y el gobierno no está dictando la prensa, porque tienen una reputación internacional de guardar. La censura que hay es más escondida, y menos directa. Algunas fracciones políticas son prohibidos por ejemplo, porque tienen una ideología racista. Aunque el estado lo hace con una intención buena, podría ser considerado como censura. Además, la prioridad número uno de los políticos de una democracia es ser reelegidos, y por lo tanto les importa mucho retener su popularidad, no desean opiniones que podrían dañar su reputación. Parece que puede ser una tentación entonces abusar el poder que los elegidos tienen, y ocultar acciones y opiniones que podría hacer la vida más difícil para ellos.

Un ejemplo concreto de la censura en una democracia es el caso del artista Josep-María Martín, que hizo un proyecto en la frontera entre México y los EE.UU. sobre la inmigración ilegal. Fue una cooperación entre el artista y una organización que recibía fundación de los ayuntamientos de Tijuana y San Diego. Su proyecto fue percibido como apoyo a la inmigración ilegal, y no le dieron la oportunidad de terminarla. Se puede argumentar que la democracia mexicana es débil y no funciona bien, pero yo creo que esto podría pasar en otras democracias también, porque ¿dónde se encuentra la democracia perfecta? No existe, y sus ventajas son también sus desventajas, en que las opiniones del público importan tanto que los que gobiernan podrían ignorar las libertades civiles para no pedir el apoyo popular.

7 02 2010
John

Tema: ¿Puede el arte tener una función social? Comenta.
Nombre: John
Grupo: LN803

Arte definitivamente tiene una “función social”. Se puede utilizar para transmitir las actitudes de la sociedad, por ejemplo, si en apoyo o en protesta por la acción del gobierno. Creo que la idea de un centro para educar e informar a las personas que han tratado o intentan de cruzar la frontera hacia los Estados Unidos es un esfuerzo respetable, sin embargo, tengo algunas preguntas con respecto a la utilización del arte como un medio de transmitir esta información.

¿Puede el arte ser imparcial en su retrato de la información?

El arte es una representación de la percepción de la realidad, por lo tanto, yo diría que el arte es intrínsecamente sesgada, pues tiene la intención de representar algo o de transmitir un mensaje. La representación puede ayudar a comprender las circunstancias de una situación difícil. Sin embargo, el uso de información viene a la discreción del artista, y si el arte es bien recibida, tiene la capacidad de afectar a las opiniones de su audiencia con respecto a la situación. Yo diría que, desde el arte se presenta como informativo, el público es más dispuestos a aceptar el arte y su mensaje como se demuestra más que activamente en la determinación de sus propias opiniones sobre la cuestión.

A pesar de mis críticas, creo que el arte, tal como se utiliza en este caso, puede ser importante como un medio de información cuando se hace hincapié en subestimados o subestimado las circunstancias de una situación. Sin embargo, ¿el arte de animar o desanimar los inmigrantes de tomar una de riesgo al cruzar la frontera? Creo que esta distinción es importante, en lo que respecta a la finalidad del centro y le ayuda en la cara de críticas.

8 02 2010
spanishinmotion

Texto de María, publicado en una de las entradas
La sesión de la semana pasada era llena de aspectos interesantes. El trabajo de Josep-María Martín permite aprender muchas cosas nuevas sobre aspectos diversos de la vida de inmigrantes, sobre el ser humano con sus deseos y miedos y sobre la vida y identidad de un artista.
Primero, la película “Prototipo para una buena emigración” muestra lo difícil que es la vida de las personas que quieren inmigrar en un país rico. Viven en condiciones inhumanas, en la suciedad, sin comer y a menudo sin contacto con sus familias. Incluso son dispuestos a arriesgar sus vidas para la posibilidad de trabajar por ejemplo en los Estados Unidos. Josep-María Martín pregunta si todo eso vale la pena. La respuesta no es evidente pero parece seguro que la gente crean que es el caso.
Segundo, los proyectos de Martín permiten aprender sobre los deseos y miedos del ser humano en general. La película sobre la inmigración demuestra que puede ser dispuesto a arriesgar todo para la minima oportunidad de mejorar las condiciones de su vida. Puede parecer loco, pero en realidad es buena noticia porque muestra que la gente pobre en el mundo van a luchar para mejorar las condiciones de sus vidas.
Tercero, Josep-María Martín muestra lo que puede ser un artista. Un artista puede conectar sectores muy diferentes como la política y el arte para crear nuevas perspectivas sobre los dos. La política da significado al arte y el arte da nuevas ideas a la política. Para hacer eso el coraje es una herramienta indispensable que permite al artista intentar cosas nuevas.

8 02 2010
Sophie G.E

La función social del arte.

He aprendido mucho de la charla con Josep-María Martín, en particular de la importancia que puede tener el arte en el sector social.
En efecto, gracias a la metáfora de la mesa, tengo una nueva visión del arte contemporáneo.

¿Pero que es esta metáfora? Para explicar el proceso de la creación, el artista nos ha presentado una explicación muy simple. La mesa representa el conocimiento. El artista es el primero y el único que va a saltar de la mesa en el desconocido. Su valor no será siempre reconocido o aceptado porque el desconocido da miedo. Pero el artista permite de una cierta manera de avanzar y mostrar nuevos aspectos sociales. La mesa, gracias al artista, se hace más grande con cada salto. En otras palabras, como él dice, « el arte contribuye al conocimiento de una persona ».

Sin embargo, el arte no se limite a la metáfora de la mesa, sino que tiene un aspecto pedagógico también. A través sus obras, Joseph- María Martín toca cuestiones personales, relacionado con su pasado. Por ejemplo el proyecto de un « prototipo para Tijuana » toca el tema de la inmigración ilegal y de la falta de información sobre los peligros y las dificultades que se pueden encontrar con pasar la frontera. El vinculo con su vida es la difícil situación de inmigrantes, como testigo de la inmigración ilegal de África a España. Este proyecto refleja bien la doble función del arte : una pedagogía para el artista, pero también para nosotros, para ellos, para todos.

Entonces, el arte tiene una dimensión útil y social. Y los proyectos presentados son perfectos ejemplos que el arte toca la realidad.

9 02 2010
Esther Ojulari

¿Puede el arte tener una función social?

Sí, creo que el arte puede tener una función social en algunas maneras diferentes. Primeramente se puede usar el arte como un tipo de terapia. Por ejemplo el artista Gloria Ojulari Sule realiza muchos proyectos de arte con personas marginales o vulnerables en su comunidad. A través de crear una pieza los participantes se pueden expresar sus emociones y sentimientos, y enfrentar sus situaciones sociales y además muchas desarrollan un nuevo interés en el arte que no tenían antes.

Por otro lado los artistas pueden crear una pieza de arte que ya terminada, tiene una función no sólo estética sino también social. ‘Prototipo Para La Buena Emigración’ del artista Josep-María Martín es un ejemplo de este tipo de arte. En este proyecto Martín trata de enfrentar el problema social de la migración de los niños latinoamericanos hacía los EEUU. Construye una habitación encima del YMCA en Tijuana, México donde los emigrantes jóvenes pueden llegar i informarse sobre la realidad y los peligros de la migración ilegal. En esta manera la pieza proporciona la educación social, consejos valiosos y la ayuda social.

Creo que además el arte añade algo distinto a este tipo de proyecto social. Como Ojulari Sule, le importan a Martín las ideas de emociones, sentimientos y expresión personal y esas ideas son evidentes en sus piezas. ‘Prototipo Para La Buena Emigración’ como la mayoría de sus piezas no sólo trata de arquitectura sino también crea espacios que permiten a los participantes a pensar, aprender, formarse y reflexionar sobre su situación y el mundo que les rodea.

Entonces el arte puede tener una función social en varias maneras. Un grupo de personas puede estar involucrado en la producción del arte, una pieza puede ser utilizada como un instrumento para realizar un proyecto social y el arte puede asegurar que las personas conecten con sus emociones y su situación social y personal.

10 02 2010
Brent B.

Título: Arte Público Y Su Función Social
Nombre: Brent B.
Grupo: LN790

Aunque tenga un papel social, con frequencia las consequencias que tendría una obra artística no se las supiera el artista. Sin embargo, hay consequencias. Sabemos bien el cuadro por Picasso, GUERNICA, que muestra el sufrimiento de una comunidad inocente y la brutalidad de la guerra, las fuerzas aéreas y los régimenes de Franco y de Hitler. En este caso, el artista tenía el propósito de causar una reacción critical del público en la Feria Mundial en 1933. También, el artista Pablo Rivera intentó crear un impacto social cuando pintó las figuras Lenin y Marx en una muralla en el edificio Rockafeller en Nueva York–una muralla destruida antes de que el público la viera.

Hoy en día, los medios del teatro–película, pintura etc.–tienen una función social. Como vimos en el documental “Prototipo para una buena emigración,” el efecto o impacto del arte no es siempre el intento del artista–o sea, no crea el arte el cambio social inmediante que intenta el artista.

De todos modos, el arte sirve un papel social muy importante–nos anima pensar, criticar y ver una cuestión social/polítical/polémica desde otro punto de vista. Siempre que tengamos la oportunidad de ejercer empatía a través el arte, existe la posibilidad de cambio social.

En un contexto social, es arte tiene muchas papeles: el arte se usa por gobiernos para acentuar los fuerzos y características deseadas por un grupo, o al contrario, se usa el arte para critical dicho grupo. Depende el contexto y la audiencia, el arte sirve muchos propósitos–no todos son el intento del artista, y por eso, las consequencias del arte no se controla por nadie. Las funciones que tuviera el arte incluyen cambio social, analysís crítico de la sociedad o del gobierno, y una manera de tener empatía con otra gente y otras situaciones fuera de la experiencia personal y cotidiana. El arte es un medio poderoso, pero imprevisible.

11 02 2010
Ola

¿Puede el arte tener una función social?. Comenta.

Algunos artistas y teóricos del arte y de la sociedad consideran que el arte no debe ser solamente algo para la mera expresión individual o para el solaz y la contemplación, sino que debe cumplir una función social. El arte puede ser una lucha para mejorar la situación social de la gente. Muchas obras del arte son utilizadas para aumentar la concienciación pública, para mejorar la actitud de la sociedad hacia las personas que sufren de varios problemas sociales, dificultades o enfermedades.

Me parece que el ejemplo de Josep María Martín muestra que la vida de la gente puede ser transformada por el arte. En su trabajo, este artista visual español, desarrolla varias proyectos que intervienen en ciertas estructuras consolidadas en la sociedad actual. Martín está cuestionando y criticando la realidad para mejorarla a través sus obras. En su proyecto titulado “Prototipo para gestionar emociones en el hospital” se enfoque en el enriquecimiento de la vida de enfermos en el hospital. Adaptando varias espacios dentro del edificio, invítanos a la reflexión de los implicados en la enfermedad y cómo convivir con ella. Su proyecto muestra que es posible construir mundos propios ajenos a la aspereza de la cotidianeidad hospitalaria.
Su otro proyecto, Un Prototipo para la Buena Migración, plantea el tema de la migración en Tijuana, México. Martín propuso el proyecto del espacio en que los adolescentes migrantes ilegales que no han conseguido cruzar la frontera tras intentarlo, pueden recuperarse de la experiencia y obtener las informaciones útiles.

La inclusión social a través del arte permite el acercamiento de clases marginales a la experiencia artística, fomenta la creatividad, la expresión y comunicación de la realidad que los rodea. El ejemplo de Josep María Martín muestra que el arte no sólo refleja los problemas de la sociedad (la pobreza, las injusticias, las diferencias sociales injustas, la miseria, la falta de trabajo, etc.) sino apunta a su modificación.

15 03 2010
Camille Feau

¿Puede el arte tener una función social?. Comenta.

Al salir de la presentación de Josep-María Martín, un montón de ideas se precipitaban en mi cabeza. Durante de la presentación, no dejaba de pensar: ¡es esto, ha encontrado la solución! Al cruce de los saberes humanos y del arte se encuentra su obra, que consigue mejorar la vida de cualquier persona que se encuentra en su camino.
Observa una situación problemática, conversa con las personas que viven o utilizan el sitio, con varios especialistas, quienes aportan un punto de vista científico sobre el asunto que ha identificado como la raíz del problema, o quien participan en identificarlo, y por fin empieza a trabajar con su equipo que ha constituido. Este equipo puede estar compuesto por arquitectos, estudiantes, antropólogos…O sea que es una manera completamente nueva de considerar el arte. Este arte se sitúa en la sociedad, y tiene un papel social.

A las personas que se preguntan si eso realmente es arte, les pido que me den sus definiciones del arte. « El arte trata de lo Bello». Bueno, mira la cabaña que construyó en este pueblo japonés : es la forma de poesía más elevada que puede haber. En efecto, se introduce subrepticiamente, como si fuera un milagro, en la vida cotidiana de la gente, cambia la percepción que tienen de los mismos, que los otros tienen de ellos (así que se trata de otro atributo del arte, de modificar la visión que tenemos del mundo), y luego esta reinventada, desarrollada por los mismos habitantes, que no son artistas. Es decir, que la obra permanece después de la desaparición del artista, tiene vida propia, a través de una interpretación renovada –otra vez, una particularidad del arte.
El carácter social de esta obra no tiene ninguna duda, así que no sólo es inculcada en una realidad social, sino que la intención, a mi parecer, es de cambiar esta realidad, de hacer una diferencia para las personas que la experimentan. En este tipo de arte, no se trata de autosatisfacción –del comisario, de la clase alta vestida de tiros largos que vino a celebrar la última exposición en la Tate Modern de tal artista de moda que dice ser artista social. No, este arte no tiene miedo de lo monstruoso, de lo feo, de la muerte, ya que se enriquece de todo esto para producir lo Bello en concreto. Este Bello no reside tímidamente en algún sitio a medio-camino entre el visitante y el cuaderno, se sitúa en las personas, en la sociedad.
Pienso que la obra de Josep-María Martín es la prueba de que el arte puede tener una función social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: